29 de diciembre de 2010

Resumiendo un 2010 (Parte III)

Momentos circunstanciales

Comenzamos el año con un concierto de Leiva y Rubén (Pereza), en el Yoret, muy muy bueno. Seguimos con una acampada en las Mujeres, en el sur de la isla, justo al lado de Montaña Arena. Esos fueron los días mas felices de toda mi vida, cuatro días sin nadie molestando para que comprara el pan o sacase al perro, tirado en la playa, en bañador, con mis feas gafas de sol, comiendo y dentro del agua todo el día, pero por desgracia toda esta alegría desapareció cuando me di cuenta de la cuesta que tenía que subir el día que nos ibamos, para que fue aquello.
Creo que el siguiente momento circunstancial fue carnavales, o al revés, carnavales fue antes que la acampada, no lo sé, no me acuerdo. Da igual. Después, en carnavales mucha marcha y poco dormir, uno de los mejores carnavales que he vivido.
Seguido de estas alegrías llegaron los meses de estudio y sufrimiento, y de perder dinero además, porque la de trabajos que tuve que imprimir para clase, la ostia. Pero todo esto mereció la pena, pues el último día de clase, el 16 de Junio, yo no estaba en clase. Sino en Madrid, donde nunca antes había estado. Es más, al único sitio que he ido de viaje es a Fuerteventura y Tenerife, que triste.
Como decía, me fui a Madrid con mi bella acompañante. El motivo del viaje fue nada mas y nada menos que el de asistir al último concierto de Muse en España. Que grande. Por poco me desmallo con tanto bombillito, y efecto especial, y ese sonido tan perfecto. El mejor concierto al que he asistido, el primero de muchos. Al día siguiente nos recorrimos todo Madrid, la flipé como nunca, es otro mundo comparado con esta cagada de mosca. Quiero mudarme allí, si o si.
Cuando volví de Madrid, las notas. Ningún suspenso. Estaba en racha, todo me estaba saliendo bien, cosa rara en mi.
En verano estuve en la playa tirado mas que otra cosa. No hice todo lo que quise, pero al menos me saqué el carnet de conducir, el sueño de todo joven, sacarse el carnet y conducir con su coche y su música, agusto como un arbusto. Salvo que yo no tengo coche propio, y a la hora de conducir, principalmente lo hago para hacerle recados a mi madre, todo un sueño.
Después de verano empecé mi segundo año en el ciclo, y pocas cosas tan interesantes han pasado desde entonces. Salvo que hace poco fui al Roque Nublo por primera vez en mi vida, todo muy bonito por allí arriba.

Bueno, este año terminará para mí con otra actuación del grupo Evas Lust, en el Charleston Café de Triana a las 22:00h. el día 30. No faltes, te prometemos una noche de puro Rock & Blues.

1 comentario: